text-shadow: 4px 4px 4px #aaa; Cuaderno interactivo de Lengua y Literatura.

Bécquer. Las leyendas.

Para trabajar con las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer, pincha sobre el retrato del poeta.

Las tareas a realizar son:

1. Elaborar la ficha de lectura de  las siguientes leyendas:
"El miserere", "El monte de las ánimas", "El rayo de luna", "El beso", "Maese Pérez, el organista".
2. Contar a la clase una de las leyendas.
3. Elaborar una ficha-resumen con los datos biográficos, las obras, y la importancia de G.A.Bécquer en la literatura (que pasará a formar parte de vuestro proyecto final de curso "Mi cuaderno de literatura")

Las figuras literarias

Ejercicios para reconocer las principales figuras literarias. Previamente habrás tenido que estudiarlas... si no ¡cómo vas a reconocerlas!


Métrica, versificación.

Os dejo unos esquemas sobre métrica y modelos de de versificación. Hay que empezar por tenerlos delante cuando se practica el análisis métrico de un poema; pero el objetivo es que se nos queden en la cabeza (bien memorizados y entendidos) porque en los exámenes no vais a poder echarles un vistazo. (Salvo si hacéis chuletas, claro..... ¡Y yo no os pillo!)


No dejéis de consultar en este blog algunas actividades sobre este tema en las etiquetas sopaletras, crucigramas, métrica.

La metanovela.

No necesitáis explicaciones. Una metanovela es esto:
[...]
Aquella misma noche se partió Augusto de esta ciudad de Salamanca adonde vino a verme. Fuese con la sentencia de muerte sobre el corazón y convencido de que no le sería ya hacedero, aunque lo intentara, suicidarse. El pobrecillo, recordando mi sentencia, procuraba alargar lo más posible su vuelta a su casa, pero una misteriosa atracción, un impulso íntimo le arrastraba a ella. Su viaje fue lamentable. Iba en el tren contando los minutos, pero contándolos al pie de la tetra: uno, dos, tres, cuatro... Todas sus desventuras, todo el triste ensueño de sus amores con Eugenia y con Rosario, toda la historia tragicómica de su frustrado casamiento habíanse borrado de su memoria o habíanse más bien fundido en una niebla. Apenas si sentía el contacto del asiento sobre que descansaba ni el peso de su propio cuerpo. «¿Será verdad que no existo realmente? ––se decía–– ¿tendrá razón este hombre al decir que no soy más que un producto de su fantasía, un puro ente de ficción?»
Tristísima, dolorosísima había sido últimamente su vida, pero le era mucho más triste, le era más doloroso pensar que todo ello no hubiese sido sino sueño, y no sueño de él, sino sueño mío. La nada le parecía más pavorosa que el dolor. ¡Soñar uno que vive... pase, pero que le sueñe otro... !
«Y ¿por qué no he de existir yo? ––se decía––, ¿por qué? Supongamos que es verdad que ese hombre me ha fingido, me ha soñado, me ha producido en su imaginación; pero ¿no vivo ya en las de otros, en las de aquellos que lean el relato de mi vida? Y si vivo así en las fantasías de varios, ¿no es acaso real lo que es de varios y no de uno solo? Y ¿por qué surgiendo de las páginas del libro en que se
deposite el relato de mi ficticia vida, o más bien de las mentes de aquellos que la lean ––de vosotros, los que ahora la leéis––, por qué no he de existir como un alma eterna y eternamente dolorosa?, ¿por qué?»
El pobre no podía descansar. Pasaban a su vista los páramos castellanos, ya los encinares, ya los pinares; contemplaba las cimas nevadas de las sierras, y viendo hacia atrás, detrás de su cabeza, envueltas en bruma las figuras de los compañeros y compañeras de su vida, sentíase arrastrado a la muerte.
[...]
Tampoco necesitáis que os diga el título de esta novela. Ni su autor. Sois buenos lectores...

Blogs hermanados.